Primeros 90 días en un puesto directivo: 5 claves

Ingrid Medina
3/11/2024

Ya te contrataron en tu puesto directivo soñado, ¿y ahora qué?

La incomodidad de los primeros días de trabajo en un puesto no se reduce a medida que creces en la escalera corporativa, al contrario, la ambigüedad de lo nuevo se mezcla con una gran vulnerabilidad a pesar de tu seguridad, experiencia y conocimientos, es normal, hay muchas cosas en juego y quieres que todo salga bien.

A veces la organización no tendrá un robusto plan de inducción o de on boarding. Si este es el caso, haz tu propio plan con los siguiente elementos y ponlo en práctica durante tus primeros 3 meses de trabajo:

1. Hazte cargo de tu equipo

Es natural que con el cambio de liderazgo que hubo, los miembros de tu nuevo equipo de trabajo estén presentando un poco de incertidumbre, para enfrentar esto lo ideal es poner en práctica inmediatamente tu rol de líder a través de juntas con cada uno de ellos en donde muestres tu interés genuino por las personas, siendo lo más importante: asegurarte de conocer sus intereses, motivaciones y su nivel de incertidumbre.

Haz preguntas directas sobre qué disfrutan del trabajo y qué no, dónde quieren estar en el futuro, cómo se sienten y qué problemas ven. Recuerda que la mayor fuente de desmotivación de tu equipo son los conflictos no resueltos.

2. Asume el liderazgo operativo de tu área

A pesar de la información que te dieron en el proceso de entrevistas y de las muchas juntas de inducción que tengas quizá aún no puedes hablar de las fortalezas, debilidades o amenazas, pero tu objetivo es lograr credibilidad como el ejecutivo experimentado y capaz que han contratado para resolver un problema de mercado, de negocio o de operación, por lo tanto demuestra que estás consciente de la importancia de los issues operativos de tu área y de la empresa.

La clave está en hacer juntas semanales con la operación en donde obtengas datos, revises indicadores e intentes resolver los obstáculos. Invita a los miembros de tu equipo a que ellos lleven el liderazgo de los diversos temas, la inteligencia colectiva será tu mayor aliado, todas estas acciones te permitirán afinar la estrategia del área rápidamente.

3. Crea relaciones de confianza con tus colegas

Dado que vas a necesitar el apoyo de tus compañeros, jefes y colaboradores de otras áreas, lo ideal será que tomes la iniciativa de conocer a cada uno de ellos. Las empresas hoy en día valoran mucho la capacidad de relacionarte rápidamente, así que demuestra que para ti esto es una prioridad. Coordina al menos 3 sesiones a la semana con colegas líderes claves cercanos y de otras latitudes.

Identifica intereses en común y, además de interesarte genuinamente por ellos, por su operación, sus indicadores y sus retos, haz un mapeo de las expectativas que ellos tienen de tu propia área. Sigue usando la inteligencia colectiva para diseñar tus objetivos.

4. Observa la cultura

Hay cosas obvias (como los valores y las normas), pero también existe la cultura organizacional no escrita, ésta que es la que verdaderamente hace que las cosas pasen o no pasen.

Examina bien quiénes y qué acciones son valoradas por la organización, toma nota y no las critiques antes de los 90 días, al contrario, primero cuestiona tus propias creencias y cuando tengas una idea más hecha coméntalas con tu jefe, con recursos humanos, un colega o coach. Demuestra que estás abierto a formas diferentes de hacer las cosas preguntando siempre los por qués antes de juzgar lo que para ti es bueno o malo.

5. Mantén tu equilibrio

Es natural que experimentes una falta de balance personal y profesional por querer hacer todo y entender todo. Aunque yo creo que esto es algo muy subjetivo y individual, es muy importante que crees y refuerces disciplinas personales, como por ejemplo cumplir ciertos horarios, hacer las juntas uno a uno, juntas semanales y mensuales con los equipos, además de esto, practicar ejercicio, alimentarte bien, disfrutar de otros intereses y hasta meditar al final del día lo que salió bien y lo que quisieras mejorar.

El ensayo y error será tu amigo, recuerda que la gente y sobre todo tu equipo te observará y te juzgará indiscriminadamente. Cuida tu paciencia y tu tolerancia. Querer vivir todo tú solo no te ayudará, por lo tanto, un coach, consejero, colega o amigo experto serán parte de tu red de apoyo. Recuerda que ante los problemas complejos, una sola persona no tiene todas las respuestas.

Una reciente investigación de HBR muestra que el 25% de las empresas tienen una inducción formal en la que promueven la transferencia de conocimiento sobre el negocio, el equipo y la cultura pero también indica que esto no es suficiente.

Hace falta crear un plan personalizado de integración que incluye hasta actividades de teambuilding y discusiones profundas sobre la intención estratégica.

El estudio también dice que sólo el 2% de las empresas encuestadas crean estas condiciones que permiten acelerar la integración exitosa de un ejecutivo. Ponte en acción.

“La vida de un líder siempre es un acto de equilibrio”
Michael D. Watkins.

Comparte este post
Sofía Saucedo
July 20, 2023

5 estrategias de coaching según el estilo de aprendizaje de su empresa

Las diferentes estrategias de coaching son, en mayor o menor medida, efectivas dependiendo del estilo de aprendizaje de cada empresa.
Ingrid Medina
March 11, 2024

Siete preguntas para saber si tu equipo está engaged

Es hacer que tu equipo se comprometa para lograr y exceder resultados superando superando cualquier obstáculo. Es usar sus habilidades las fortalezas
Sofía Saucedo
July 20, 2023

Teoría del liderazgo: Cuál es la mejor para tu empresa

La teoría del liderazgo analiza no solo el rol del líder, sino el del seguidor, así como los procesos de interacción entre estas dos figuras.